fbpx
+34 634 55 00 00 hola@sercoach.net

 

En una clase de Sesiones Efectivas, a raíz de una pregunta de María, comenté el otro día que yo hace tiempo decidió vivir en la abundancia y que la abundancia es tan solo un estado mental. Entonces, Luci me preguntó, que cuánto había influido esto en la consecución de mis objetivos como coach. 

Eso me dio que pensar, ahí en la sesión y también fuera. Hoy quiero compartir mis reflexiones al respecto contigo. Después de muchos años viviendo en un entorno corporativo en que no siempre las reglas del juego estaban alineadas en la persona que me había convertido después de haberme formado el coaching, decidí que iba a vivir mi nueva vida de forma mucho más alineada con mis valores. Como sabrás, vivir alineado con tus valores es mucho más difícil que simplemente dejarte llevar, pero la satisfacción es mucho mayor. 

Digo que es más difícil porque no siempre la decisión más fácil, la que tiene menos consecuencias, la más divertida, es la que está alineada con tus valores, o incluso con tus sueños. Por ejemplo, por poner solo un ejemplo, me resulta mucho más fácil decirle a una persona interesada en mis productos «apúntate, que este curso te va a cambiar la vida» y convencerle para que se apunte, que decirle que quizás no es lo que está buscando en estos momentos. Esto es tan solo un ejemplo de mi vida alineada con valores. Pero tengo ejemplos hasta pasado mañana. Sin embargo, como coaches tenemos el deber de procurar vivir alineados con nuestros valores. Forma parte de la nueva competencia dos de la ICF: el coaching mindset. 

Bien, vivir en la abundancia fue para mí también una decisión. Vivir desde la abundancia no significa tener mucho dinero. Sino que es pensar que hay suficiente. En ocasiones puede que yo no tenga suficiente, pero si pienso que hay suficiente entonces la responsabilidad es mía: quizás no he ido a buscarlo o no he sido capaz aún de encontrarlo, pero sigue estando ahí para mí. Solo tengo que encontrar la forma de llegar hasta allí. Y para llegar no hace falta pelear ni pisar cabezas. ¿Para qué vas a discutir si hay suficiente?

¿Pero qué pasa cuando vives desde la escasez? Entonces sí hay que pelear y pisar cabezas, porque si tú no llegas antes te quedas sin. Vivir desde la escasez es vivir en la angustia, por mucho que tengas. Seguro que has visto alguna que otra persona que posee grandes cantidades de dinero y sin embargo sigue viviendo desde la angustia de que no es suficiente. 

La escasez también afecta a las ideas. Piensas que las ideas son solo tuyas y que si las cuentas, o si «se enteran», te las van a copiar. Aquí tengo algo que anunciarte. las ideas no son de nadie. Van flotando por ahí esperando que alguien las haga realidad. ¿Cuántas veces has pensado que alguien ha creado un negocio que tú habías pensando?, ¿o ha sacado un producto?, ¿o ha escrito un libro que tú ya habías imaginado? Bien, nadie te robó nada, sino que esa persona tuvo el coraje de sacar adelante algo que estaba ya en tu mente. Incluso aunque haga algo igual que lo que tú has hecho, cada persona tiene una forma única de llevarlo a cabo. 

Bien, pero ¿cómo se traduce esto en los negocios?. ¿en concreto en el mundo del negocio del coaching? Si vives desde la escasez piensas que hay muchos coaches, que el mercado está saturado, o que no les interesa el coaching, o que no lo quieren, o que das una patada y salen no sé cuántos coaches. En general piensas que no hay suficientes clientes para que tú puedas llegar a vivir del coaching. Y claro. Si no hay suficientes clientes, pues ¿para qué te vas a molestar en buscarlos?

Contestando ahora a la pregunta de Luci, sí, creo que vivir desde la abundancia ha influido en la consecución de mis objetivos como coach. No ha sido fácil, porque cuando no tienes trabajo es mucho más fácil echar balones fuera que hacerte cargo de que es tu responsabilidad y seguir buscando, pero con el tiempo, los resultados han ido llegando.  

¿Y tú? ¿Desde dónde vives?

Abrir chat
1
¿Te quedan más dudas? ¿Hablamos?
¡Queremos conocerte!
Hola
Detrás de este chat hay personas reales, con vidas reales. ¡Te contestaremos en seguida que podamos!